INGREDIENTES:


- 1 Berenjena.

- 3 Cucharadas de Harina de tempura.

- 1 Vaso de agua.

- 1 yema de huevo.

- Miel de caña.

- Sésamo.

- Aceite y Sal.

Preparación: Cortamos la berenjena en palitos de unos dos cm. de grosor y las ponemos en agua con sal durante 4 horas (para que no amarguen). A continuación en un recipiente, ponemos agua fría y vamos agregando harina poco a poco, removiendo con una varilla (nunca con batidora), se agrega la yema de huevo y se sigue batiendo un poco más, hasta que la mezcla quede espesa. Reservamos dejándolo un rato reposar. A continuación, sacamos las berenjenas del agua y las dejamos escurrir.

Elaboración: Cogemos los palitos ya escurridos y los vamos pasando por la mezcla que tenemos reservada. En una sartén pondremos abundante aceite y cuando este bien caliente los iremos friendo. Cuando estén bien dorados, los vamos sacando y los ponemos en un plato con papel de cocina, para que absorban el aceite. Se sirven en una fuente, se incorpora la miel y se espolvorea con el sésamo (La miel se puede servir aparte, para el que no sea muy goloso.)

Espero que os guste.